Año especialmente bueno para los vinos de guarda.

Año caracterizado por un invierno totalmente seco, con una primavera suave y un verano caluroso y seco.

De producción en la media de la zona y de muy buena maduración y calidad de las uvas.