Año excepcional en la zona.

Buena producción y máxima calidad en nuestra viña, ya que tuvo una primavera con lluvias generosas que permitieron un buen creciente.

El verano fue fresco con temperaturas no muy altas y otoño, más bien seco y de bajas temperaturas que permitió ir a excelentes maduraciones de la uva, cosechar en el momento idóneo y mantener un equilibrio de azúcares y acidez, que le confieren una muy buena guarda a los vinos del año 2013.