Año exigente.

Fue un año seco al inicio y posteriormente más bien húmedo respecto a la media.

El invierno fue frío con heladas habituales. La primavera y el verano fueron calurosos. Y el otoño, especialmente húmedo, con lluvias habituales. Aun así la maduración de las uvas fue buena.